China Justice Observer

中国 司法 观察

InglésarabicChino (simplificado)DutchFrancésAlemánHindiItalianoJaponésKoreanPortuguésrusoEspañolSuecoHebreoIndonesianVietnamitaThaiturcoMalay

¿Son arbitrables los acuerdos de dirección en China?

avatar

Si una empresa nombra a su director y llega a un acuerdo con el director con respecto a dicho nombramiento y sus derechos y deberes en virtud del mismo, ¿pueden las disputas que surjan de dicho acuerdo estar sujetas a arbitraje de conformidad con la cláusula de arbitraje?

La respuesta es no. De conformidad con una sentencia firme dictada por el Segundo Tribunal Popular Intermedio de Beijing en Tang v. Beijing XX Decoration Technology Company (2019), el acuerdo, al menos una parte del mismo en relación con la estructura organizativa y los asuntos de gobierno interno, no podrá ser arbitrable.

I. El caso

El 11 de septiembre de 2019, el Segundo Tribunal Popular Intermedio de Beijing determinó en su sentencia de segunda instancia de Tang v. Beijing XX Decoration Technology Company ("la Compañía") que "el nombramiento de directores y la determinación de las remuneraciones de los directores son actos organizativos internos de la empresa ”. (Ver [2019] Jing 02 Min Zhong No. 10222)

En este caso, Tang y la Compañía firmaron un Acuerdo de Dirección en 2006, estipulando que la Compañía nombró a Tang como director, y él podría disfrutar de los derechos de recibir dividendos durante el período de su mandato. Sin embargo, en la resolución de la junta de accionistas de la Compañía, Tang fue designado supervisor en lugar de director. Posteriormente, Tang presentó una demanda ante el tribunal para obtener los dividendos previstos en el acuerdo.

El tribunal de segunda instancia sostuvo que: (1) la asamblea de accionistas tenía la facultad de nombrar a los directores y determinar la remuneración de los directores, por lo que el acuerdo de dirección no entraría en vigor hasta que la asamblea de accionistas hubiera aprobado las resoluciones pertinentes; (2) en términos de la relación entre los acuerdos de la junta de accionistas y el contrato de administración (como contrato de trabajo por naturaleza), la designación de directores y la determinación de las remuneraciones de los directores eran actos organizativos internos de la empresa y no implicaban la protección de los intereses de terceros en la transacción.

El tribunal de segunda instancia determinó que el Acuerdo de Dirección aún no había entrado en vigencia ya que no se tomó ninguna resolución relevante en la junta de accionistas. En consecuencia, el tribunal dictaminó que no respaldaba el reclamo de Tang.

Es de destacar que el Juzgado de Segunda Instancia dictó sentencia judicial en este caso: “la designación de consejeros y la determinación de las retribuciones de los consejeros son actos organizativos internos de la empresa y no implican la protección de los intereses de terceros en la transacción”.

Esta sentencia llama nuestra atención sobre una cuestión: si el acuerdo de dirección es arbitrable.

Ⅱ. Un artículo en el diario People's Court

El tribunal de primera instancia del caso publicó en el People's Court Daily el 14 de enero de 2021 un artículo titulado Los acuerdos de nombramiento de directores sin una resolución válida de la junta de accionistas serán inválidos (未经 股东 会 作出 有效 决议 而 签订 的 董事 委托合同 无效), presentando y analizando el caso mencionado. El autor del artículo enfatizó que: (1) de conformidad con el artículo 37 de la Ley de Sociedades Anónimas, la elección y sustitución de directores y supervisores que no sean representantes de los trabajadores y la determinación de la remuneración de directores y supervisores están dentro de las funciones y facultades de la junta de accionistas de una sociedad de responsabilidad limitada; (2) el acuerdo de nombramiento y remuneración de consejeros firmado entre la sociedad y los consejeros potenciales es un tipo de contrato de contratación para que la sociedad confíe a los candidatos a consejero el desempeño de las funciones de consejero y se ocupe de los asuntos de la sociedad.

Se observa así que, a juicio del tribunal de segunda instancia, la ejecución por la sociedad del acuerdo de nombramiento y retribución de los consejeros está efectivamente gestionada por la sociedad de conformidad con la Ley de Sociedades Anónimas y los Estatutos Sociales en materia de su estructura organizativa y gobierno interno y otros asuntos, y dichos asuntos no involucrarán ninguna transacción o protección de los intereses de las partes del contrato.

Por lo tanto, es probable que las disputas que surjan de dichos acuerdos de participación de directores sean consideradas por el tribunal como disputas de gobierno corporativo, en lugar de disputas contractuales y otras disputas sobre derechos e intereses de propiedad entre ciudadanos, personas jurídicas y otras organizaciones de igual condición, que pueden ser sometido a arbitraje de conformidad con los artículos 2 y 3 de la Ley de Arbitraje.

En resumen, el autor de este post recuerda que: de acuerdo con la opinión del tribunal de segunda instancia en este caso, las disputas que surjan de los acuerdos de contratación de los directores, al menos la parte relacionada con la estructura organizativa y los asuntos de gobierno interno probablemente no cumplir con las disposiciones sobre arbitrabilidad de la Ley de Arbitraje y, por lo tanto, la disputa debe ser sometida a los tribunales de conformidad con la Ley de Sociedades y los Estatutos Sociales.

Descargo de responsabilidad: esta publicación no representa un consejo legal por parte del autor sobre ningún tema relevante. Si necesita asesoramiento legal o análisis profesional, consulte con un abogado.

Colaboradores: Dennis (Yongquan) Deng 邓永泉

Guardar como PDF

Puede que también te guste

En China, ¿qué pueden hacer los asesores de personas?

Según la Ley de Asesores del Pueblo de China, los asesores en un tribunal colegiado de siete personas solo pueden participar en la investigación de los hechos, pero no en la aplicación de la ley. Las respuestas recientemente emitidas del SPC y el MOJ aclaran cómo el tribunal colegiado producirá una lista de cuestiones sobre la determinación de los hechos, a fin de asegurar la distinción adecuada entre cuestiones jurídicas y cuestiones fácticas.